Azúcar: Veredicto culpable

Es muy difícil mantener alejada la tentación cuando te ofrecen una bandeja de dulces. Pero quizás no eres consciente de que, incluso cuando tomas alimentos pensando que tienen un perfil saludable, también puedes estar tomando un exceso de azúcar.

Nuestro cerebro segrega unas sustancias (serotonina, dopamina, endorfinas) que nos hacen percibir una sensación muy placentera cuando tomamos azúcar, pidiéndonos tomar más.

El azúcar ha sido recientemente considerado como un factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares por organismos destacados como: la Asociación Americana del Corazón y la Organización Mundial de la Salud.

Todos sabemos que una alta ingesta de grasa saturada es un factor de riesgo para padecer la enfermedad cardiovascular (ECV), hay suficiente evidencia científica que lo prueba ya que numerosos estudios clínicos lo han demostrado así. Sin embargo, el azúcar parecía estar libre de culpa respecto a esta y otras enfermedades.

En la década de los 60 y tras la gran epidemia de ECV en USA, la industria alimentaria tuvo el poder “económico” de aliarse con algunos ¨Expertos¨ para que estos últimos manipularan los resultados de los estudios. En aquel momento, científicos de la universidad de Harvard culpabilizaron exclusivamente a la grasa frente a la ECV, dejando fuera de sospecha al azúcar de forma engañosa. Definieron así la dieta saludable en torno a la idea “libre de grasas”.

Consecuentemente, se generó toda una serie de productos “light” bajos en grasa pero con una considerable cantidad de azúcar, la cual pasaba desapercibida. En el desarrollo de estos productos, al eliminar la grasa de los alimentos se perdía gran parte de su sabor, los alimentos dejaban de ser apetitosos. Añadiendo azúcar, hicieron que los alimentos fueran de nuevo apetitosos.

Si damos un repaso al etiquetado de numerosos productos comerciales, detectaremos una significativa cantidad de azúcar “añadido”. La tomamos a diario sin prestarle mucha atención.

Pueden ser numerosas las denominaciones del azúcar descritas en el etiquetado: melazas, siropes, dextrosa, fructosa, glucosa, jarabe de maíz alto en fructosa, miel, miel de malta, entre otros.

Desde 1992 a 2012, el consumo de la comida procesada y de los dulces ha aumentado en un 11 %.

Aproximadamente, el 74% de los productos comerciales contienen azúcares añadidos, entre éstos están los refrescos. Estudios Europeos* comprobaron (CIBERobn 2013) que un refresco al día podía aumentar un 22% el riesgo de padecer diabetes tipo 2.

El azúcar “libre” (se añade a los alimentos, ya sea en casa, exprimiendo zumos o en los envasados comercialmente) no debería de superar el 10% de las calorías de la alimentación. Las nuevas recomendaciones se decantan incluso por bajarlo al 5% máximo (25g de azúcar libre en una dieta estándar de 2000 kcal).

Ahora sabemos con suficiente evidencia científica que los efectos negativos del azúcar van más allá de las calorías que aportan:

  1. El exceso de azúcar, sumado a una alta ingesta de grasas, puede aumentar el nivel de triglicéridos en sangre y así el riesgo cardiovascular.
  2. El metabolismo de los azúcares consume muchas vitaminas del grupo B. Si tomas muchos azúcares puedes aumentar el riesgo de padecer carencias de estas vitaminas con la repercusión negativa sobre el sistema nervioso.
  3. Las bacterias cariogénicas se nutren principalmente de azúcar. Al tomarlo en exceso, se aumentará el riesgo de padecer caries.
  4. El exceso de calorías que acompañan a los azúcares puede favorecer la enfermedad de la obesidad y todas las patologías asociadas a ésta como la diabetes, entre otras.

No te dejes llevar por el gusto dulce, disfrútalo con moderación.

Nuestro consejo es que midas la cantidad de azúcar que contiene tu alimentación y revises el etiquetado de los alimentos que compras.

*Estudio desarrollado por el Centro de Investigaciones Biomédicas (CIBERobn)

 

Paula Saiz de Bustamante

Farmacéutica Especialista en Nutrición.

Para Health&Go

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + once =